jueves, 31 de diciembre de 2015

Refrescante de sidra para fin de año

Y como todo, el año va llegando a su fin.. tanto que hoy es el último día. No queda otra que hacer el balance y decir que fue más que positivo y dar gracias a Dios por ello.

Como revisar los 365 días pasados me va a llevar mucho tiempo, dejo un trago fácil y rico para compartir con los seres queridos, con vos misma/o (¡ojo a este punto!! jiji) o con quien quieras, bahh..

Estos son los ingredientes:
Para 4 vasos

1 botella de sidra
1 durazno 
10 cerezas
1 manzana
2 damascos
(o si te sobró ensalada de frutas, 1 taza de las de desayuno, llena)
2 cucharada de azúcar
1 cucharada de jugo de limón
2 cucharadas de licor Triple Sec o algún otro de naranjas

Cómo hacemos:

Pelamos, descarozamos y cortamos las frutas en dados (las cerezas, por la mitad). En una jarra o bol de vidrio machacamos un poco las frutas con la cuchara de madera, agregamos el azúcar y el jugo de limón. Dejamos macerar en la heladera una media hora. Le agregamos el licor y el contenido de la botella de sidra. Dejamos enfriar bien, pero muy bien (le podemos poner hielo, pero se va a diluír un poco).
Servimos en unos vasos pitucos y brindamos por un excelente, feliz y lleno de personas, cosas y eventos maravillosos 2016. 


¡Chin chin!








miércoles, 25 de noviembre de 2015

¡Oliendo la Navidad!!! Pan dulce diferente.

Ya se siente olor a Navidad ¿no? Ya hace rato que vengo "oliendo" la Navidad y se me antojó un pan dulce. Un pan que en realidad es poco dulce y sale tiernísimo y de esos que empezás a comer y no parás. Por eso los hice chiquitos, de unos 200 g cada uno. Rellenos de una crema mitad chocolate y mitad dulce de leche y cascaritas de naranja confitada que hice hace poco, cuando puse a toda la familia a comer naranjas para que me guarden las cáscaras porque eran de plantas caseras, o sea, orgánicas y de muy buena calidad.

Este maravilloso pan, que de todas las veces que lo hice nunca, pero nunca me falló, es una mezcla de dos recetas: un pan de leche trenzado del Club del Pan y una babka que copié del blog El gato goloso

La mayoría de las veces lo hice con el gancho amasador de la batidora, de esta manera ahorro trabajo y la masa queda bien sedosa y brillante. 

Hay que tener cuidado porque en el horno crece muchísimo, tanto que a veces fantaseo con que voy a tener que sacarle la parte superior a la cocina para poder sacar el pan una vez cocido.. ahhhhhhh.. exagerba un poco!! jaja
Pero la verdad sea dicha, crece más que cualquier otra preparación con levadura que yo haya hecho.

No voy a hacer ningún comentario más, porque todo lo que diga va a ser poco con respecto a lo rico y fácil que es. 

También me gusta hacerlo sin relleno y utilizarlo para hcer sánguchitos o tostarlo para el desayuno. ¡Bien versátil!

Y ahora nos ponemos manos a la obra:

Los ingredientes:
para dos panes de aproximadamente 500/600 g.

Para el pan

350 g de harina 0000
350 g de harina para pan (la que viene especial para pan)
20 g de levadura de panadero
1 cucharadita de sal
80 g de azúcar
350 cm3 de leche
2 huevos
----------------------
150 g de manteca de buena calidad
----------------------

Relleno:

200 g de "ganache de dulce de leche"
150 g de cascaritas de naranjas confitadas cortadas en trocitos

--------
1 huevo

Así lo preparo:

Primero preparo la esponja: en un pequeño bol disuelvo la levadura en la mitad de la leche tibia, le agrego una cucharadita de azúcar y 4 cucharadas de harina que le robo al total. 
Mientras la levadura comienza a fermentar, pongo en el bol de la batidora la mezcla de harinas, el azúcar y la sal y activo el botón para que esto se mezcle muy bien. Apago. Luego agrego la leche tibia y los huevos. Cuando la esponja duplicó el volumen hay que agregarla al resto de los ingredientes y ahora si, activar la máquina hasta que la masa se vea bien uniforme, que serán unos 15 minutos. Ahora agregamos la manteca, que estará a temperatura ambiente y cortada en cubos chicos. Mientras el bollo da vueltas y se golpea contra las paredes del bol, la manteca se va integrando. El bollo estará listo cuando se despega fácilmente de las paredes del bol. En ese punto, no debería pegarse ni en las manos ni en ninguna superficie. La masa perfecta.
En ese momento lo retiramos con mucho amor y los colocamos en un bol espolvoreado con harina. Lo tapamos con un plástico y un repasador y lo dejamos tranquilito que descanse y duplique su volumen.

Así tiene que quedar el bollo leudado

Cuando está gordito y lindo, lo volcamos en la mesada, lo cortamos en dos partes y hacemos dos bollos. A uno lo aplastamos con las manos hasta hacer un rectángulo. Sobre este rectángulo esparcimos la crema de chocolate y las naranjitas y enrollamos. Cortamos 5 porciones iguales y colocamos en moldes de papel de 1/4 kilo de capacidad. Tapamos y dejamos en un lugar bien cálido para que aumente el volumen al doble... de nuevo.. si, de nuevo.

Del otro bollo, sacamos tres o cinco tiras y lo trenzamos. Cuando aprenda el trenzado de 5 cabos, lo enseño.. jaja Por ahora miren el link del Club del Pan que les dejé más arriba. Una vez terminado el trenzado, lo colocamos en una placa enmantecada, lo tapamos con un plástico y un repasador y lo llevamos junto a los pancitos. Dejamos leudar hasta que duplique.

El pan antes de ser pintado con huevo
para llevar al horno

Pintamos con el huevo batido.

¡uhhhh!! ¡Cómo está creciendo!!



Cocinamos en dos tandas porque son de tamaño diferente, en horno precalentado a 180°C durante 30 minutos más o menos, dependiendo del horno. Yo siempre uso un termómetro para corroborar el punto. Cuando alcanza los 93 °C retiro  los panes para que no se resequen.

Recién salido del horno

Comerlos tibios... un placer!

Retoñaron panecillos












Una entrada un poco larga, pero aseguro que vale la pena.

Detalle de uno de los pancitos antes de ser vorazmente engullido. Se ve la cascarita y la crema.

Vamos preparando nuestro corazón para hacerle la cunita al Niño Dios. 

Que Él los bendiga,

Mónica





miércoles, 11 de noviembre de 2015

Pollo a la sal con guarnición

Hoy venimos de salado. Hace mucho que quiero publicar esta receta porque es muy sencilla de hacer. Diría que se hace sola. Aptísima para quienes están empezando a dar sus primeros pasos en la cocina y también para quienes tienen poco tiempo de cocinar. 



Y si creés que el pollo va a estar muy salado, nada de eso. Queda absolutamente sabroso y sin excesos ni grasa, ya que la sal la absorbe.
Sencilla, económica y riquísima. Esta debe ser la forma en que más me gusta comer el pollo.
Además, ¡ponemos las verduras en la misma fuente!! 


Vamos a la receta, ¡¡ya!!


Ingredientes
Para 2 porciones

2 patamuslos de pollo
4 papas medianas
2 cebollas chicas
rodajas de limón
hojitas de romero
1 kilo de sal gruesa

Así se hace:

Lo podés hacer en el horno o en la olla de aluminio grueso, esa que hay en casi todas las casas y que ahorra gas, pero gastás una fortuna cuando la comprás ;)

Hacé así: Vaciá el paquete de sal en una asadera con bordes altos o en la olla, sartén o paellera de las que te hablé recién.
Limiá el pollo de las plumitas que puede traer y, si tenés ganas, le cortás el final de la pata solo para emprolijar ¡cuidado con las astillitas que puedan quedar!
Le acomodás la piel para cubrir toda la carne de un lado. 
Colocás las presas de pollo CON EL LADO DE LA PIEL SOBRE LA SAL, rociás con un poco de romero fresco o seco y cubris con dos rodajitas de limón.
Ponés las papas y las cebollas en los huecos que deja el pollito. Llevás la asadera al horno precalentado a 180 °C o tapás la olla y la ponés sobre la hornalla en mínimo. El pollo está listo cuando la carne se desprende del hueso. Las verduras se cocinan al mismo tiempo que la carne.
Una vez listos, retiramos de la sal y tratamos de sacar todos los granitos que quedan pegados

Tiempo de cocción:
Al horno: 30-35 minutos
En la olla: 20-25 minutos


Es muy importante que la carne no toque la sal para que no se sale demasiado, además que se reseca. 

Te vas a chupar los dedos. 


En lugar de papas a la sal, podés hacer un puré o una ensalada de trigo burgol o lo que quieras.

Coman rico y sano.

Hasta la próxima receta

Besossss



jueves, 29 de octubre de 2015

Barritas rellenas de crema de limón con chocolate

Es tarde, tengo sueño. Pero no puedo dejar pasar la oportunidad de copiar esta receta que con ingredientes tan sencillos tiene tan buena pinta. ¡Además que se hacen en un santiamén! Las hice de puro aburrida y para estrenar el molde que me regaló mi amorcito ♥



Estos son los ingredientes:

bizcochuelo sabor limón
1 receta de la crema de limón
1 paquete de chocolate semiamargo de ese que se derrite dentro del paquete


Así lo armamos:

Cortamos el bizcochuelo en rectángulos y ahuecamos, a menos que tu novio te regale un molde chulo, muy chulo de silicona y con formitas ♥
Rellenamos con la crema de limón y cubrimos con el chocolate derretido.

Chan!! Listas las barritas

Foto fea, si las hay, pero ahí se ve el relleno










Y este es el molde

Ahí los venden
La próxima vez que vaya, les cobro la publicidad ;)

Coman rico, sean felices, disfruten la vida

Hasta la próxima entrada

Monica

miércoles, 7 de octubre de 2015

Crema liviana de limón

Esta semana viene de reciclado y ya que todo el mundo regala limones, de limones. Y justo que caímos en la Semana Internacional del Huevo, con huevos.. es que estamos en todo! ;)


Y como en la heladera había yemas que usar y sobraron unos huevos de las gallinas felices del campo y en la alacena unas Oreo que pedían a gritos ser usadas, salió este ricor. Es liviana porque no tiene agregado de grasas pero lo que sí tiene, es azúcar. No importa, está para comer y seguir comiendo... 

Vamos a hablar un poco sobre los huevos, su consumo y lo que yo pienso.

Hace un tiempo, las personas mayores y que tenían tendencia a colesterol malo, veían al huevo como un veneno. El, tan humilde y lleno de nutrición,.. 

Si les transcribo lo que dice en El Diario del sur cordobés, o sea, el diario de mi ciudad, lo dicen bien completito: 

"Hasta el viernes se celebra la Semana Mundial de este producto nutritivo que forma parte de la dieta de la mayoría de la gente.
El huevo es sustentable, económico y de alta densidad nutricional (más nutrientes por caloría), con el beneficio ecólogico de una baja huella de carbono y más accesible que la carne vacuna o porcina. La Comisión Internacional del Huevo representa a los productores de huevos en el ámbito internacional y colabora activamente con la FAO, desarrollando una importante campaña de donación de millones de huevos para paliar la malnutrición en las poblaciones más necesitadas del planeta, brindando una excelente fuente de proteína de alta calidad, una cualidad que destacan nutricionistas de todos los países respecto al huevo.
El huevo es un alimento protector que protege de enfermedades por carencia como la desnutrición y malnutrición a la vez que promueve la salud disminuyendo el riesgo de padecer enfermedades crónicas futuras. Además es un alimento muy práctico y altamente nutritivo que debe formar parte de la dieta habitual, es económico y accesible para toda la población. Proporciona mayor sensación de saciedad, lo que lo convierte en la mejor opción para comer entre horas. Los nutrientes y proteínas que aporta en sólo 75 calorías, previene de déficit de vitaminas y minerales, mareos, dolores de cabeza y sensación de vacío en el estómago, comunes durante una dieta hipocalórica, sin que se alteren las cifras de lípidos en sangre (colesterol ‘malo’ (LDL) y triglicéridos)."
Así que mi pregunta es ¿Cómo puede ser que un producto tan noble y lleno de nutrientes y que alimenta a un embrión puede llegar a enfermar a otro ser vivo? No se... que alguien me responda :)
Entonces, vamos con la receta. Porque además de rica, nutritiva, hipocalórica es sumamente fácil de hacer y se hace en un periquete!!

Estos son los ingredientes para dos porciones
3 yemas de huevo
jugo de 1 limón
ralladura de medio limón
75 g de azúcar
media cucharada de maicena

4 galletas oreo


Así se hace

Colocar todos los ingredientes de la crema en un recipiente apto para microondas. Batir hasta obtener una pasta homogénea. Colocar en el microondas y cocinar de 30 segundos en 30 segundos. Batir muy bien cada vez que se saca. En 2 minutos debería estar cocinada. Si te parece, le das 30 seg más.

Colocar en copas las galletas molidas y añadir la crema. Enfriar. Decorar a gusto con el merengue. Enfriar.

Servir en el día. 

Si lo hacés, contame! Seguro que vas a terminar pidiendo más!!!

Me despido con los bigotes de merengue hasta la próxima entrada

Besos y abrazos

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Espuma de frutos rojos

Y se largó la primavera.. aunque falten aún algunos días, las frutillas y los arándanos están en su esplendor en todas las verdulerías.
Y en mi heladera también. Más un poco de crema batida + otro poco de merengue= un postre ligero y fresco para empezar a sentir olor a verano.




Estos son los ingredientes:
para 4 vasos medianos

4 Vainillas trituradas y remojadas con algún almíbar, almíbar con licor o licor
5 frutillas
2 cucharadas de arándanos
2 cucharadas de crema de leche bien fría
2 cucharaditas de azúcar común
1 clara a temperatura ambiente
3 cucharadas de azúcar común
1 poquito de agua


Así se hace:

Colocar una vainilla en el fondo de cada vaso elegido (pueden ser frasco de dulce, de tamaño chico). Humedecer con el líquido elegido. Reservar.
Batir la crema con las dos cucharaditas de azúcar hasta que haga picos suaves, de esos que se desmayan. Reservar en la heladera.
Hacer un merengue italiano: Poner en una cacerolita el azúcar y agregar agua hasta que apenas (APENITAS!) tape el azúcar. Llevar al fuego y esperar a que se haga un almíbar de bola blanda o a 118 - 120 °C.
Cuando el almíbar comienza a hacer burbujas, empezar a batir la clara. Cuando el almíbar llegue a la temperatura indicada, volcarlo en forma de hilo sobre la clara que ya ha espumado bastante. Batir hasta que el merengue se enfríe completamente (este es el secreto para que no largue agua).
Con un tenedor, pisar las frutas hasta reducirlas a puré. 

Con todo el amor del mundo mezclar el puré de frutas con la crema y este mejunje con el merengue. Colocar en los vasos, decorar con trozos de frutillas y llevar al frío. Dejar descansar (porque tanto batido lo mareó) por unas cuatros horitas en la heladera. 


Prepararse para recibir los aplausos.

Disfruten de la vida, cocinen mucho, coman rico y hasta la próxima!!

Besos


miércoles, 9 de septiembre de 2015

Budín de pan y bananas

Sábado. Limpieza de heladera. Y esto ¿qué es? Y con esto ¿qué hago? 
Encontré en el freezer bolsas con pan casero y comprado, bananas congeladas de vaya uno a saber cuándo y con qué propósito fueron a parar ahí. Ricotta, carne picada, frutillas y arándanos, media pechuga de pollo rellena... Una clara de huevo en la heladera, un poco de queso, leche. Unas planchas de lasagna en una caja en la alacena... Y tiempo ¡tiempo!! para cocinar a mis anchas. Así que este fin de semana hice baguettes (que no me salieron bien, pero sí mejor que otras veces); pizza casera con brócolis; el budín de pan con bananas


una lasagna con troncos de brócoli, pechuga de pollo y planchas compradas; una espuma de frutillas y arándanos en vasitos y  en un reciclado express, unas mini Dobos que invitaban al pecado.  Y si no paso por las puertas, es porque he tratado de aprovechar todo lo que había para tirar o en poquita cantidad. Eso está bien ¿no?... Ah! y panna cotta de chocolate blanco y cardamomo que no tiene desperdicio, que no era de reciclaje. Pero eso es para otro día y otra entrada.Ya irá a ir apareciendo todito en el blog, porque de todo tengo fotos. 


Ahora les cuento los ingredientes para este budín que sorprende por su textura y sabor.
Rinde para una budinera de 1 litro

2 tazas de pan sin corteza, cortado en cubitos
2 bananas muy maduras
2 tazas de leche
4 cucharadas de azúcar
4 huevos
1 cucharada de ralladura de limón

azúcar extra para caramelizar el molde: una taza de té, más o menos

Así lo hice:

Primero: colocar el azúcar en el molde (si es de metal y puede ir al fuego), calentar a fuego suave hasta que se haga un caramelo claro y transparente. Nunca remover, dejar que el caramelo se haga lentamente. Bañar las paredes y, si tiene tubo central, también. Dejar enfriar y deleitarse con la música del caramelo que se cuartea.
Después: colocar en la licuadora todos los ingredientes y licuar hasta que quede una sustancia homogénea. Colocarla en la budinera y llevar a baño María en horno por 1 hora, hora y media o hasta que al insertar un cuchillo fino, éste salga limpio. Eso indica que el budín está listo. 
Dejar enfriar a temperatura ambiente. Colocar en la heladera. Antes de servir, desmoldar en un plato bonito y dejar escurrir el caramelo.

Se puede acompañar con caramelo líquido, crema chantilly, dulce de leche y bananas en rodajas. ¡Yo le puse todo!! 


Sean felices, disfruten de la vida y coman rico!


Besos y hasta la próxima entrada





miércoles, 2 de septiembre de 2015

Enrollados de jamón y queso

Una idea fácil para la merienda o el aperitivo. Estos enrollados de jamón y queso son deliciosos recién hechos y acompañan de maravilla desde un mate hasta una cerveza bien fría.
Enrollados de queso con azúcar en la superficie

Solo necesitamos algunos ingredientes que tenemos en casa y hasta los podemos haacer con las harinas pre-mezcladas con levadura. Con levadura que no es lo mismo que con polvo leudante.

Estos son los ingredientes que necesitamos:

500 g de harina 000
25 g de levadura de panadero
1 cucharadita de azúcar
1 cucharada de aceite
1 cucharada de sal
300 cm3 de agua tibia
1 sobre de saborizante sabor aceite de oliva y albahaca
1 huevo batido

200 g de jamón cocido en trozo
200 g de queso (ese que se corta con la máquina), también en trozo

Opcional: Azúcar c/n

Así se hacen:

Se hace un prefermento: Ponemos en una taza dos cucharadas de la harina que pesamos, la levadura, la cucharadita de azúcar y 50 cm3 de agua tibia. tapamos con un film o una bolsa de plástico y dejamos que doble el volumen.
Mientras, preparamos el resto de la harina. Colocamos en un recipiente grande el resto de la harina, el aceite, el saborizante. Cuando el prefermento esté listo, lo incorporamos a esta mezcla y le agregamos el resto del agua tibia.
Amasamos unos 10 minutos hasta que la masa quede lisa y sedosa.
Lavamos y aceitamos el bol en el que hicimos la masa, la colocamos dentro y tapamos con un film y un repasador limpio. Lo dejamos descansar en un lugar cálido y, mejor, oscuro hasta que doble el volumen. Puede llevar de 1 a 2 horas, dependiendo de la temperatura ambiente.
Mientras la masa leuda preparamos el jamón y el queso. Los cortamos en trocitos pequeños y los reservamos.
Luego estiramos la masa en forma rectangular y colocamos el jamón y el queso picados. Si queremos mezclados y si no, podemos hacer una mitad de masa de jamón y la otra de queso. Enrollamos, cortamos rodajas de unos 3 cm y colocamos en una asadera enmantecada. Dejamos leudar hasta que vuelva a doblar el volumen. Esta vez será una media hora más o menos. Pintamos con huevo batido y cocinamos en horno precalentado a 200 °C durante unos 20 minutos a media hora. Hasta que los enrollados estén doraditos por arriba.
Si queremos, una vez que pintamos con huevo, podemos espolvorear azúcar en la superficie.


Enrollados con jamón

¡Es fácil! Lo difícil es dejar de comerlos

¡Amasen, coman rico y sean felices!!

Hasta la próxima!!




jueves, 20 de agosto de 2015

El flan de naranjas de Mabel

Y sigo con las recetas aprendidas en las vacaciones de invierno. Este flan para los dioses que hicimos en el campo es sumamente fácil y lleva solamente tres ingredientes: azúcar, huevos y leche. Lo que tenemos en casa y muy económico.


Creo que con aproximadamente 30 pesos tenemos un postre increíble para deleitar a la familia.
Y también es cierto que se me rompió la máquina de sacar fotos así que, paciencia, se hace lo que se puede.

Única foto del flan original rescatada :(


Estos son los ingredientes:

1 litro de leche
14 cucharadas de azúcar
8 huevos
ralladura de la cáscara de 1 naranja
azúcar extra para hacer el caramelo

Así se hace:

Antes que nada, elegimos una budinera que nos guste. En este caso usamos un molde Savarin para hacer tortas e hicimos así: colocamos una buena cantidad de azúcar (creo que debería ser una taza y media más o menos) en el molde y lo llevamos a fuego directo. Lo dejamos calentar hasta que se formó un caramelo rubio. Cuidadito cuidadito!! Si el caramelo se pone muy oscuro es que se está quemando, se pone demasiado amargo y nos arruina el flan. Una vez que hicimos el caramelo seco, retiramos el molde del fuego con dos agarraderas bien mullidas o dos trapos bien doblados y esparcimos el caramelo en los bordes del molde para que nos quede una capa perfecta. Dejamos enfriar.

Mientras tanto, cascamos los huevos y los batimos durante unos 10 minutos con las catorce cucharadas de azúcar y la leche. Agregamos la ralladura. Va a hacer un poco de espuma, no os preocupeis!

Colocamos el batido en el molde acaramelado y llevamos en una asadera al horno, le ponemos agua hirviendo para que haga de Baño de María y cocinamos en el horno precalentado a 180°C (moderado) durante casi una hora o hasta que pinchemos con un cuchillo y salga limpio.

Dejamos entibiar y llevamos a la heladera. Si queremos, lo desmoldamos sobre una fuente y dejamos el molde "puesto" para que caiga todo el caramelo.

Podemos acompañar con crema chantilly y/o dulce de leche.

¡Ya tengo la cuchara lista!


¡¡Hasta la próxima entrada!! 

¡Cuánta paz al amanecer!
Coman rico y disfruten la vida


P.D.: Gracias Pilar de "La fiesta del té" por preguntarme que hacíamos con la leche. Ya está editado. 


miércoles, 5 de agosto de 2015

Hoy comemos pasta: Tallarines caseros (masa básica)

Día ideal para hacer unos tallarines caseros. Lluvia, frío, hambre.. A no desesperar. Son muy fáciles y solo llevan un poquitín de trabajo. Se pueden acompañar con la salsa que más te guste. 
Te voy a dar los ingredientes para una sola porción, pero vos podés multiplicar la cantidad de harina y huevo por la cantidad de comensales y tendrás una comida estupenda para tu familia.
En las fotos hicimos tallarines para once personas ¡y con salsa de pollo! Entonces pusimos un kilo y cien gramos de harina y once huevos.

Estos son los ingredientes

100 g de harina (puede ser 000 ó 0000 ó mezcla [¡nunca leudante!])
1 huevo
1 cucharada de aceite (mejor, oliva extra virgen)
1/2 cucharadita de sal fina

Así se hacen

Hacemos un volcán con la harina en la mesa/mesada/encimera y colocamos los demás ingredientes adentro. Recordemos que para que la harina se hidrate perfectamente debemos poner 2 partes de harina y 1 de líquido, en este caso, huevo, que pesa unos 50 g. Si vemos que el huevo es muy chico, le agregamos una o dos cucharadas de agua.

El equipo de la cocina: Paola, Mabel y yo que saqué la foto ;)
Comenzamos a integrar todos los ingredientes.


Amasamos hasta lograr una masa que no se pegue en las manos ni en la mesada y que quede bien lisa. 


La dejamos descansar una media hora para que la masa se relaje y podamos estirarla con el palote o la máquina estirafideos.

La masa relajada y lista para ser estirada

Una vez pasado este tiempo, estiramos la masa hasta que nos quede de unos 2 milímetros y, si tenemos tiempo, dejamos orear un poco. En este momento podemos hacer la salsa. 
Enrollamos la masa sobre sí misma y cortamos con un cuchillo filoso para que nos queden los tallarines.
Si trabajamos con la máquina, cortamos la masa en pedazos y estiramos cada uno. Pasamos por la cortadora de tallarines y listo. 


Dejamos descansar unos momentos y cocinamos en agua con sal. Por cada 100 g de pasta 1 litro de agua y un puñadito de sal grusa ¡Nada más, eh! Cuando el agua comienza a hacer borbotones echamos los fideos dentro y dejamos cocinar hasta que retome el hervor. Cuando suben, los dejamos 2 minutos, los colamos y colocamos en la salsa o fuente para servir y la salsa sobre los fideos.

Nos preparamos para recibir los aplausos.

Bon appétit! 


miércoles, 22 de julio de 2015

Cupcakes de chocolate cremosos para disfrutar las vacaciones

¡Hola mis queridas y queridos! Después de varias semanas sin aparecer por acá, traigo esta receta im-per-di-ble de cupcake. Chocolate + chocolate + dulce de leche + otras cosas ricas. Si, ya sé.. comimos mucho en vacaciones!! Pero este postre o merienda no pueden faltar para ser el toque delicioso de las vacaciones. Además, después, cuando recomencemos las actividades corremos todo el día y bajamos todos los kilos de más. Doy fe. La primer semana de las vacaciones comí como si me fueran a llevar toda la comida del planeta Tierra y ya estoy en mi peso normal y solo pasaron unos días... .



Vamos a lo que nos importa:

Cupcakes de chocolate cremosos
Para 15 unidades grandes

Estos son los ingredientes:

Chocolate semiamargo        100 g
Manteca de buena calidad   100 g
Sal                                       1 pizca
Esencia de vainilla              1 cucharada sopera
Azúcar impalpable              30 g
Yemas                                 4
Claras                                  4
Azúcar molida                     140 g
Harina 0000                         100 g

Así se hacen

Se ponen a batir las claras y la pizca de sal en un bol muy limpio. Recordar que las claras no suben si el bol o los batidores tienen un poquitín de grasa o están sucios.
Batir con batidora hasta que las claras monten a nieve. Cuando las claras estén bien aireadas, agregar el azúcar por cucharadas y seguir batiendo hasta formar un merengue bien firme. Esto es lo que le va a dar aire a los cupcakes.
En otro bol, derretir la manteca con el chocolate (puede ser a baño María o en microondas), agregar el azúcar impalpable y la esencia, las yemas de a una y batir muy bien cada vez. Añadir la harina intercalando con las claras. 
Cocinar en horno medio (180 °C) durante unos 20 minutos. Los cupcakes están listos cuando al pincharlos con un cuchillo o un palito de brochet salen limpios. Recomiendo que para que queden más cremosos, no se sequen demasiado.

Para el relleno y decorado:

1 taza de almíbar de las cerezas
Dulce de leche
Dulce de frutas a gusto (usé jalea de membrillos hecha por mí)
Nueces en mitades
Cerezas al marraschino
Chocolate cobertura para recubrir

Con un cuchillito, retiramos un poco del centro de 6 de los cupcakes, pincelamos con el almíbar para darles más cremosidad y rellenamos con dulce de leche. Tapamos todo con el chocolate derretido, le pegamos una mitad de nuez y dejamos secar.

A los que le vamos a poner el dulce de frutas también les practicamos un agujero en el centro, los humedecemos con el almíbar y los rellenamos con el dulce, los bañamos con el choco y les pegamos la cereza. Dejamos secar. 


 ¡¡Listos para disfrutar!!


¡Hasta la próxima entrada!

Sean felices y coman bien
Besosss
 


miércoles, 1 de julio de 2015

Tarta de manzanas de la Normandía

Desde que ví esta receta en el blog de Ana D'Onofrio, Mi cocina amateur el 25 de mayo, ya la hice muchas veces. Para comer en casa, para regalar, para vender... ¡y siempre triunfa! Aunque confieso que me gusta más con peras porque son más blandas y más sabrosas, la original es un gol de media cancha, para ponernos a tono con la Copa Libertadores.

También la hice en todos los formatos: cuadrada enorme, rectangulares grandes y chicas, redonda mediana, redondas individuales. Todas ricas por igual. Ah! También la hice en procesadora y a mano. Así que la tengo muy bien probada.


Para colmo de bienes, es súper fácil y rápida de hacer y muy económica.

Ya no los hago esperar más para saber de esta auténtica maravilla que aún no pude agradecer a Ana porque justo ese día había un fallo en su blog :(

Estos son los ingredientes:
para una tartera redonda de 25 cm de diámetro 

Masa

Harina 0000 250 g
sal 1/2 cucharadita de café
manteca fría 150 g
huevo 1
azúcar 80 g

Para el relleno

manzanas verdes 5
huevos 2
crema de leche 250 g
azúcar 100 g
esencia de vainilla 1 cucharada
mermelada de damascos 2 cucharadas soperas

Para hacer la masa en procesadora:

Colocamos en el bol de la procesadora los ingredientes secos, la harina, el azúca la sal y mezclamos muy bien, luego agregamos la manteca y procesamos hasta que se hagan como migas muy pequeñas. Adicionamos el huevo y procesamos hasta que se haga un bollo. Retiramos, envolvemos en film o plástico y llevamos a la heladera.

Para hacer la masa a mano:

En un bol, mezclar la harina con el azúcar y la sal. Añadir la manteca y desmenuzarla con la yema de los. Usar sólo la yema de los dedos para transferir poco calor a la masa. Formar un arenado bien fino. Añadir el huevo e incorporar muy bien. Formar un bollo, envolverlo con ilm y llevar a la heladera.

Para el relleno:

Mientras la masa descansa en la heladera, pelamos las manzanas y las cortamos en cuartos. A esos cuartos los volvemos a cortar en cuatro. Reservamos.

Batimos la crema con el azúcar, la esencia y los huevos. 

Retiramos la masa y le estiramos del tamaño de la tartera. Debemos tratarla con cuidado porque es una masa frágil, pero si está bien fría no generará ningún inconveniente.
A mi me gusta estirarla con un palote sobre un plástico (una bolsa, de las transparentes, cortada en la base y a un costado para que quede un rectángulo) y así es mucho más fácil estirar, no uso harina y no ensucio nada.  
Colocar la masa en la tartera con mucho cuidado, presionar bien los bordes para que tome la forma. Acomodar las manzanas a gusto y volcar la mezcla de crema y huevos. Llevar a horno a 210 °C precalentado por 15 minutos. Cocinar hasta que las manzanas y la masa estén doradas. Retirar del horno y pintar, inmediatamente con las dos cucharadas de mermelada disueltas en una de agua caliente. 



Se puede consumir tibia con un helado blanco o de vainilla o fría. De las dos formas es deliciosa.


¡Disfruten de la vida y de los seres queridos!! 

Bendiciones 


miércoles, 3 de junio de 2015

Pâte de hígado de ternera con manzana(s) verde(s)

Hice una tarta con manzanas verdes (Granny Smith) y me sobraron dos, peladas. A mi me gustan poco las manzanas y menos las verdes, así que a una la comí cocinada al microondas con miel y jugo de limón. Todavía siento la terrible acidez que tenía...
A la otra la tenía que usar rápido para que no se oxidara. Había pasado por el super y comprado medio kilo de hígado con la idea de hacer una pâte. Tenía la idea, pero no las ganas. Como me sobró la manzana, se me prendió la lamparita y dije ¿por qué no? Una pâte a la manzana verde. Vamos a ver que pasa...

¡Et voilá!


Un delicioso untable para las galletitas de la media tarde o el aperitivo antes de la cena. Y si te digo que más fácil y económico que esto no hay, no lo vas a poder creer... El único defecto que tiene, es que hay que esperar unas horitas para que tome consistencia.



Te cuento los ingredientes que usé:

500 g de hígado de ternera
1 cebolla grande
1 manzana Granny Smith pelada y sin semillas
1 diente de ajo
30 g de manteca
sal
pimienta de colores recién molida
1 cucharada de finas hierbas secas (ya viene preparado)
1 chorro de aceite
coñac u oporto, opcional (me olvidé, digamos)

Así lo hice:

Piqué la cebolla ni tan grande ni tan chica. Normal. Y la puse a rehogar en el aceite. Corté el hígado en trozos del tamaño de un bocado y lo puse con la cebolla. Esta vez no hice el ritual de esperar que la cebolla se ablande y esté transparente. No. Cuando terminé de cortar el hígado ¡aaadentro! de la sarten. A esta mezcla sí la cociné bastante. Hasta que se cocinó el hígado, digamos. Estaba sellado por todos lados. Le agregué la manzana cortada en trocitos y seguí cocinando. Cuando la manzana estuvo blanda, retiré del fuego y sazoné con los condimentos arriba mencionados. Dejé templar un poco. Le robé unas cucharadas que fueron mi cena y puse el sofrito, tibio, en la procesadora. Le agregué la manteca y procesé hasta que se hizo una pasta homogénea. Coloqué en papel film e hice unos "chorizos", cerré perfectamente y llevé a la heladera. A una parte la puse en esa fuentecita monona que traje de un viaje y me trae tantos lindos recuerdos.


Te aseguro que es probar y no parar.



Y colorín colorado, otra receta fácil, rica, nutritiva y muy barata y si seguimos, de lujo! se ha terminado.

Podés hacer bastante y regalar. ¡Vas a quedar como de la real realeza!

Si te gustó, o tenés alguna pregunta o te parece que hay que cambiar algo ¿me contás? ¡Me encantaría leerte!

¡Que tengas un rico fin de semana!

Besos sabrosos,

miércoles, 27 de mayo de 2015

De restaurantes y postres... waffles de chocolate!

Me gusta salir a comer cada tanto. Me gusta conocer lugares nuevos y sabores nuevos. 
Cuando reviso una carta, primero voy a los postres. Primero elijo el postre y después el plato principal. "Los ojos más grandes que la panza", decía mi abuela. Y si... a veces, si. 
Pero las cartas de postre de los restaurantes de Villa María no lucen demasiado. Bastante comunes. Que el brownie con helado, que la ensalada de frutas, que el flan o la mousse de chocolate y el consabido tiramisú y si el susodicho restaurant es medio pelo, infaltable el budín de pan con el pan que sobra... Aburridas. Definitivamente aburridas. Una sola vez leí "semifreddo de champagne" y por supuesto lo probé. Lo esperable. Rico, pero nada que sorprenda.

 


¿Por qué no una panna cotta con un glacé colorido y guarnición? Una buena crème brulée con su capita crujiente, unas mini bavaroise... infinidad de postres diferentes y elegantes... ¿o será que el público se conforma con poco y come siempre lo mismo? O será como dice Mirtha "el público siempre se renueva"...


Para que este público no se aburra, le vamos a traer unos waffles que también pueden ser para una merienda superbe!


A saber:

Los ingredientes 
Salen unos 6 en la wafflera Moulinex Avanté

1 huevo
120 g de harina 0000 / 1 taza tamaño té
20 g de cacao amargo el mejor que consigas/ 2 cucharadas gordas
1 cucharadita de polvo de hornear
2 cucharadas de azúcar común
250 ml de leche (usé descremada) / 1 taza tamaño té
25 g de manteca (mantequilla) derretida / 1 cucharada bien gorda
pizca de sal

Así se hacen:

Derretimos la manteca en el microondas potencia 6. Colocamos los ingredientes líquidos en la licuadora, luego los sólidos y ponemos en marcha la máquina durante unos segundos para que la mezcla se vuelva homogénea.
Guardamos en la heladera por una media hora o más para que se hinche la harina y se mezclen los sabores.
Calentamos la wafflera y pincelamos con manteca blandita. Colocamos una porción de pasta y cocinamos el tiempo necesario (unos 5 minutos) o hasta que el waffle se vea doradito de ambos lados. Retiramos y repetimos hasta terminar la pasta. Se pueden congelar. 

También se pueden hacer sobre una plancha bien caliente y enmantecada, dejando caer unas cucharadas de la pasta. Cocinar bien de un lado y dar vuelta. Cocinar hasta que esté dorado ¡cuidado que no se queme!

Servir tibios con helado a gusto.



En este caso los serví con helado de maracujá y arándanos y frutas frescas (pera y arándanos).
Para más calorías, una salsa de dulce de leche muy fácil (dos cucharadas de dulce de leche, un chorrito de leche. Microondas hasta calentar. Mezclar para homogeneizar).

Acompañar con una copita de licor de chocolate blanco.

Como dice mi profe de francés ¡Superbe!


¡Esto es todo amigos! 

Disfruten de la vida 

Hasta la próxima semana 











miércoles, 20 de mayo de 2015

Colaciones cordobesas (nueva receta) para festejar!!

Esta receta fue re-publicada para el programa TERAPIA INCENTIVA de Radio Continental Córdoba.

El Cabildo abierto del 22 de mayo de 1810, según Pedro Subercaseaux.


Hoy es 25 de Mayo. En Argentina estamos de festejo.


Hoy se cumplen 202 años de la Primera Revolución patria y para celebrar hice estas ricas colaciones. 


La bandera que veo desde mi ventana en la plaza Centenario de Villa María


Ya me estoy yendo a la casa de mis padres a comer el riquísimo locro que hace mi papá (sin que nadie se ofenda, no? pero...) ¡¡es el mejor locrero del mundo!! ¡Gracias Papi!! y para el cafecito del fin de la comida, bueno.. estas colaciones.
Hoy el 90 % del país comemos locro. Escucho en la radio que en todas las instituciones venden locro.. verdaderamente es nuestra comida nacional.. ¡Qué rico!
Las colaciones también. Son un postre típico pero no son tan populares. Se hacen con una masa en base a muchas yemas y ahora puedo aprovechar a hacer estas riquísimas galletitas tan argentinas y cordobesas (¡como yo!) porque tenemos huevos de las gallinitas que cría mi papi.. Gracias, otra vez!!


Vamos a la receta que me tengo que ir.. No dejen de probarlas, son muy ricas, y muy muy fáciles de hacer. Vean:

Estos son los ingredientes que usé

Harina 0000  270 g
Bicarbonato de sodio  2 g
Yemas  140 g (usé 7 unidades)
Huevos  40 g
Manteca  10 g
Azúcar  10 g
Alcohol fino 2 cucharadas

Azúcar impalpable (glass)  200 g
Claras  1 (30 g)
Gotas de jugo de limón

Relleno
300 g de dulce de leche repostero


Así se hace

Se mezclan todos los ingredientes secos y se hace un volcán sobre la mesada o en un bol grande. Se adicionan los líquidos y la manteca bien blandita. Se unen todos los ingredientes y se amasa hasta obtener una masa muy lisa, unos 5 minutitos. Se deja descansar bien el bollo para que se ablande, una hora más o menos (yo lo dejé debajo de un bol pequeño y sobre la mesada). Después lo pasé 12 veces en forma de cruz en la Pastalinda (laminadora de pastas hogareña) hasta el punto 8, mi masa quedó de 3 mm aproximadamente. Era bastante transparente. Pinché tooooooda la masa con un tenedor y corté círculos con un cortante de 5 cm. Cociné en placas apenas enmantecadas en horno fuerte (tan fuerte que algunas piezas se me quemaron ='( ¡cuidado!) hasta que se curvaron y se cocinaron. Tienen que quedar de un color amarillo claro y con formita de cuenco. 


Cuando se secaron, las rellené con el dulce de leche, mucho cuidado porque son muy frágiles y se rompen, y las bañé con el glasé (en este post, al final está bien explicado).
¡¡Ya me vienen a buscar!! que tengan un feliz día y festejen el día de la Patria comiendo algo rico... 

Besotes