miércoles, 27 de julio de 2016

Risotto de quinoa y anco ¡y que se venga el frío!

Estamos en invierno. Es la estación del año que más me gusta. Si. Aunque este año haga un frío terrible. En invierno es más fácil apapachar, dormir en cucharita, comer de todo y sin culpa y tomar sopa. Esto no es una sopa, aunque si le pusiéramos más caldo, podría ser... 



Tuve la suerte de ir a pasear al norte argentino y comer comidas propias de esa zona y los cocineros, con buen tino, comenzaron a usar semillas supernutritivas como la quinoa y la chía. Si buscamos en Wikipedia, nos dice "La quinua 1 (del quechua kínua2 o kinuwa3 ), Chenopodium quinoa, es unpseudocereal perteneciente a la subfamilia Chenopodioideae de las amarantáceas. Se cultiva, principalmente, en la cordillera de los Andes. Los principales países productores son Bolivia y Perú." Y también "La quinua posee los ocho aminoácidos esenciales para el ser humano, lo que la convierte en un alimento muy completo y de fácil digestión. Tradicionalmente, los granos de quinua se tuestan y con ellos se produce harina. También pueden ser cocidos, añadidos a las sopas, usados como cereales o pastas e incluso se fermentan para obtener cerveza o chicha, bebida tradicional de los Andes. Cuando se cuecen adoptan un sabor similar a la nuez." Dicen que los Incas, comiendo estos alimentos eran invencibles y superpoderosos. Por eso los conquistadores quemaron todos los sembradíos y prohibieron su reproducción. Suerte que alguien guardó semillas y hoy, la Nasa, está investigando sus propiedades.
En este caso la usé en lugar de arroz, es muy fácil de cocinar y de comer y también de digerir. Lo que es difícil de digerir es el precio $200 argentinos, algo así como u$s 13 más o menos... un poco carita... la compré igual considerando su valor nutritivo y porque mi curiosidad no daba más, necesitaba probar.
Hay que tener mucho cuidado antes de cocinarla porque al grano lo recubre una sustancia que se llama saponina y que es tóxica pero se soluciona muy fácil: poner las semillas en un colador fino y lavarlas un par de minutos debajo del chorro de agua fría. Suficiente con eso. 
Recetas de quinoa con calabaza hay muchas en la web. Esta es la mía, la que hice y me gustó. Te recomiendo probarla. Es supersabroso y llenador.

Estos son los ingredientes:
para 2 personas

1 cebolla mediana
1 cebolla de verdeo (parte blanca)
2 cucharadas de aceite
200 g de anquito cortado en trocitos
75 g de quinoa
caldo de verduras
sal a gusto
queso rallado

Así se hace:

En una olla ponemos a rehogar la cebolla cortada pequeñita y el puerro cortado en rodajitas finas hasta que se vuelvan transparentes. Agregamos el anquito cortado en pequeños trocitos, rehogamos unos minutitos y añadimos las semillas de quinoa bien lavadas. Dejamos rehogar tres minutos e incorporamos el caldo de a poco, cuando la quinoa lo va pidiendo, la cantidad de caldo es igual que la que se usa para cocinar arroz. A mi me gusta poner 3 pocillos de agua por cada pocillo de arroz. El tiempo de cocción ronda entre los 15 a 20 minutos. 
Nos damos cuenta que el risotto está listo cuando cuando se desprende el arito blanco que tienen las semillas. 
Agregamos una buena cantidad de queso rallado y mezclamos. Yo lo serví con aros de cebolla de verdeo y unas lajas del mismo queso.

Así tiene que quedar el risotto listo para comer
 A esta receta la saqué del blog Quinoarecetas.

Me alegra mucho probar ingredientes nuevos, y si son supernutritivos, mucho mejor.
Recomiendo de verdad este risotto porque es muy rico y reconfortante.

Feliz "loquequedadelinvierno" :)

Un abrazo calentito



Monica

martes, 12 de julio de 2016

Muffins de banana y avena

Cuando veo la palabra "muffin" ya me suena a fácil, y además, si viene de reciclado y con avena, no lo dudo. Lo hago. De hecho, he buscado esta receta por un tiempo, hasta lograr una textura y un sabor que me convenza y esta es. Esta ES la receta de muffins de banana y avena. Saqué la idea de un blog que tiene muchas y muy lindas: Directo al paladar. Pasen y vean...

Estos tienen chocolate blanco
La hago corta, porque, como a mi me pasa, le puede pasar a cualquiera: me aburro cuando los escritos son muy largos.

Esto necesitamos para los muffins
para 12 de tamaño grande

2 bananas muy maduras
1 taza de azúcar
2 huevos
2 tazas de harina leudante
1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
1 taza de avena
1/3 de taza de aceite
1 cucharada de esencia de vainilla

Así se hacen

Necesitás nada más que un bol y un batidor o cuchara. Encendé el horno a 180°C. Pelá las bananas, las ponés en el bol y las rompés bien, hasta casi puré, le agregás el azúcar y mezclás muy bien. Agregás los huevos y batís muy bien después de agregar cada uno. Le agregás la avena y la esencia y mezclás, ahora usá una cuchara, va a ser más fácil. Mezclá el bicarbonato con la harina (ayuda a que se hagan más altos) y adicionala en tres veces a la mezcla  de banana. Mezclá muy bien después de cada adición. Ya tenés la mezcla de muffins. Distribuí la mezcla en 12 pirotines, de los más grandes y llevá al horno precalentado. A los 20 minutos, más o menos, ya tendrían  que estar. Pinchá uno de los que están al medio con un cuchillo y si sale limpio, sacá los muffins del horno. Dejalos enfriar y listos para la merienda o desayuno.
¿Viste que eran fáciles?

Si no tenés harina leudante, agregale 1 cucharadita de polvo de hornear
La taza para medir debe ser de 250 cm3 de capacidad
Si no tenés moldes para muffins, poné de a 2 o 3 pirotines para que no te enchastren la fuente y queden con forma.
Podés agregarle 1 pocillo de chips de chocolate y/o nueces para hacerlos aún más ricos 


¡Espero que los hagas y los disfrutes tanto como nosotros!


¡Hasta la próxima receta!