miércoles, 18 de febrero de 2015

Ñoquis rellenos para comenzar la Cuaresma.

Ya se terminó el carnaval. Ya se terminaron las vacaciones. Comienza este tiempo de penitencia y oración, la Cuaresma. Oración, ayuno y abstinencia. Tiempo de penitencia para esperar la Resurrección. Todos sabemos que después de las tormentas siempre, pero siempre, sale el sol. A veces antes, a veces tenemos que esperar un poquito más. Y esto es lo mismo que decir que el tiempo cura todas las heridas. 
Si Jesús pudo pasar por esa prueba tan injusta y tan dura, Él nos acompaña porque sabe que nosotros también podemos pasarlas. Él pudo haberse librado de todo eso porque es Dios. A nosotros nos queda aprender del dolor y madurar. Escribo esto escuchando y viendo lo terrible de las inundaciones en las Sierras Chicas, un lugar maravillosos que quedó devastado por las aguas. 250 mm  caídos en pocas horas. Arroyos de 50 cm de profundidad que llegaron hasta los 10 metros arrastrando todo a su paso. Gente que quedó sin nada.. muertos, desaparecidos.Triste realidad. Y la mejor parte, gente que ayuda, que colabora, que lleva agua, alimentos y ropa a los que perdieron todo. Las dos caras de la moneda. 

Y para pasar el mal trago está la comida, la comida que arropa, que entibia, que da energías y calma la ansiedad. 



Unos ñoquis rellenos deliciosos. Comida caliente que calienta el alma. Comida sencilla, comida de toda la vida. Manos que dan amor. Pero con una vueltita para que la sorpresa devuelva el brillo de los ojos tristes y cansados.

Ánimo. Todos los ríos vuelven a su cauce. Siempre. 

Leer la receta con atención porque van varios secretos para que queden tiernos.

Ingredientes
Para 4 personas (pero siempre se puede agregar alguien más)

800 g de papas o un sobre de puré instantáneo
2 huevos
cantidad necesaria de harina leudante
sal
pimienta
nuez moscada rallada
una cucharada de manteca
queso cremoso o muzzarella

Salsa:

2 cucharadas de aceite
1 diente de ajo aplastado
1 lata de tomates al natural
crema y queso rallado a gusto

Así se hacen:

Si vas a usar papas como hice para esta receta, lavalas muy bien y sin pelar ponelas en una olla con agua fría. Llevá todo al fuego y cociná hasta que las papas estén tiernas pero sin que se desarmen. Esto es muy importante para no agregar demasiado agua a la preparación y que los ñoquis queden tiernos. Si vas a usar el sobre, preparalo según las instrucciones pero ponele un poco menos de agua y/o leche así no hay que agregarle demasiada harina.
Hacé el puré y agregale la manteca. DEJÁ QUE SE ENFRÍE MUY BIEN (otro secreto para que salgan livianos). 


Cuando esté a temperatura ambiente, agregale los huevos y los condimentos. Mezclá bien.

No es puré de Hulk.. es la luz mala!

Agregá un puñado de harina y mezclá. La masa tiene que quedar consistente pero bastante blanda, que apenas se pegue en las manos.. ¡Ay!! esta es la parte más difícil de explicar porque la cantidad de harina depende del puré y le va poquísima. Para toda esa masa con unos 150g es suficiente. En este caso, el ojímetro es el mejor método para medir. Tampoco debemos amasar mucho. 


Hacé el bollo y lo dejás descansar un rato mientras cortás el queso en cubitos pequeños para insertarlos en los ñoquis.


Espolvoreá la mesa con mucha harina y cortá el bollo en 5 o 6 partes. Hacé los rollos como de costumbre, pero esta vez los vas a dejar de unos 3 cm de diámetro. Cortá porciones de 3 cm más o menos.


 Pasá el dedo por harina y hacé un huequito en el centro del futuro ñoqui y poné un trocito de queso. 


Cerrá y hacé una bolita. del tamaño de una nuez pequeña. 


Dejala descansar sobre una cama de harina. Seguí así hasta terminar toda la masa.



Poné agua en una cacerola grande y echale un puñadito de sal. Dejá que hierva.

Mientras, en una sartén, poné un chorrito de aceite y un diente de ajo aplastado. Cuando el ajo comienza a tomar color, le agregás una lata de tomate al natural licuada con un chorrito de agua. Condimentá con sal, laurel (o las hierbas que tengas) y una cucharadita de azúcar. Dejá que esa salsa se ponga espesa y le ponés dos cucharadas de crema de leche. Reservá. 

Poné los ñoquis rellenos en el agua hirviendo y esperá que suban. Dejalos que se cocinen durante 1 minuto, los sacás con una espumadera y los ponés en la salsa. 


Llevalos a la mesa y esperá los aplausos. Si no te gusta la salsa rosa, le podés hacer la salsa que quieras. ¡Pero hacelos!!


Y esta versión, con carne estofada




¡Qué Dios nos llene a todos de bendiciones!







4 comentarios:

  1. Hola Tibalda,

    Nunca he preparado ñoquis rellenos, pero esta receta se ve prometedora, nada mas imaginarme ese queso derretido...mmm. Yo con cualquier salsa me los comería ya mismo.

    Muy buena receta, gracias por compartirla
    un bsito.
    Maru

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mavele!! Un placer recibirte en casa.
      Besos!!

      Eliminar
  2. Mirá que no me gusta el queso, pero esos ñoquis se ve suculentisimos! comida ¨comfortable¨ para acariciar el alma, en estos días y tiempos tan particulares.
    Qué feo lo de la inudación, hace pocos años hubo también una inundacion enorme en La Plata y fué terrible, te entiendo totalmente.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar!! Me acuerdo perfectamente de la inundación en tu ciudad ¡Qué cosas terribles! ¿no? El año pasado para esta época también se inundó la mía, pero el agua estaba bastante lejos de donde vivo.. Che, rellenalos de otra cosa! jaja con alguna pasta de carne o verdura ¡son muuuuy ricos!! ¡Besos y feliz finde!!

      Eliminar

¡Hola! Bienvenid@, gracias por visitarme.
Si querés dejarme un comentario o tenés alguna duda, por favor hacelo acá. Los leo siempre y prometo responder. Si querés enviarme un mail, esta es mi dirección: tibalda@gmail.com.